Karen, nacida en un pequeño pueblo próximo a Philadelphia, hace algo más de cuatro años decidió emprender viaje hacia el Viejo Continente para reencontrarse con sus raíces: le corre en las venas sangre asturiana por parte de su bisabuelo materno, oriundo de Avilés. Afirma, con una amplia sonrisa, sentirse plenamente integrada en nuestro país. No tiene planes de regreso, al menos a corto plazo, aunque confiesa abiertamente que lo único que la disuadiría de volver a afincarse en suelo americano sería que Donald Trump ganase las próximas elecciones a la presidencia de los Estados Unidos.

 

La presentación en manos de Karen promete ser, sin duda, del todo interesante. Descubriremos detalles apasionantes relacionados con esta destacada topografía de nombre evocador, que sin ser excesivamente elevada, está poblada, sin embargo, por inmensas forestas. Con Karen aprenderemos datos para muchos de nosotros desconocidos, como el hecho de que, a pesar de tratarse de una extensión extraordinaria, sus habitantes comparten un fuerte sentido identitario que los vincula entre sí de norte a sur. Cultura, tradición, costumbres, gastronomía, y muchas otras características particulares de este magnífico enclave que recorre el Golfo de San Lorenzo, en Canadá, hasta llegar a Alabama central y el estado de Georgia. Como colofón, se obsequiará a todos los asistentes con una copa de vino. Se espera contar con una nutrida asistencia.