Si lo que necesitas es mejorar tu inglés hablado y tu pronunciación, a continuación te proporcionamos unos cuantos trucos para conseguir tu objetivo.

 

Consejos para mejorar tu nivel de inglés hablado

1. Pensar en inglés: dado que pensar en nuestra lengua materna es algo lógico, es normal que lo hagamos también al hablar en inglés y traduzcamos a partir de nuestro idioma. Si bien es una opción cómoda, traducir continuamente no es lo más recomendable, ya que no siempre podremos traducir literalmente ni podremos hacerlo con las mismas estructuras que usamos con nuestro idioma materno.

2. Visualizar: mientras escuchas un audio ponte delante de un espejo y fíjate en cómo mueves la boca y la posición que adopta la lengua cuando imitas los sonidos que quieres reproducir. Utilizar esta estrategia te facilitará practicar la pronunciación y aquellos sonidos que no son habituales en tu lengua materna.

 

3. Grabar: sólo necesitas tener una grabadora a mano y grabar lo que dices, haciéndolo comprobarás la evolución de tu pronunciación de una manera más objetiva y relajada, que te ayudará a mejorar tu dicción y corregir los errores que cometes.

 

4. Escuchar y repetir: seguro que ambas acciones las practicabas cuando eras pequeño y estabas aprendiendo a hablar; escuchabas a tus padres y a la gente de tu entorno y tratabas de repetir lo que decían imitando incluso la entonación que utilizaban.
En realidad, esto es lo que hacen precisamente los métodos directos, como el método Callan. Veamos, una clase Callan se estructura en tres partes: la primera consiste en una conversación guiada entre profesor y alumno, el profesor formula preguntas y el alumno responde. Luego hay una pausa para una lectura en voz alta y un dictado. Durante la lectura el alumno se familiariza con la lengua escrita y la ortografía, a la vez que el profesor corrige sus errores de pronunciación al instante. En la tercera parte se introducen nuevos contenidos explicados por el profesor que posteriormente se ejercitan a través de la conversación guiada.

 

5. Leer en voz alta: como acabamos de ver anteriormente, leer te servirá para familiarizarte con la lengua escrita y mejorar los errores de pronunciación que te corrigen en clase. Esto puedes hacerlo en la clase de Callan, pero si tienes dudas acerca de cómo se pronuncia una palabra en concreto y no dispones de un profesor a mano, una buena opción puede ser usar un traductor automático, por ejemplo Google, para comprobar cómo se pronuncia, así como consultar en el diccionario la pronunciación fonética correspondiente a esa palabra.

 

6. Aprender frases en lugar de palabras sueltas: sabemos que resulta más sencillo aprender palabras sueltas que frases, pero debes arriesgarte y comenzar a aprender frases que te ayuden a consolidar las estructuras gramaticales inglesas, especialmente si incides en las que te resultan más difíciles ya que seguramente difieren de las que utilizas en tu idioma.

 

7. Centrarse en palabras de difícil pronunciación: es importante que selecciones aquellas palabras que se pronuncian de manera similar pero se escriben de forma diferente y tienen un significado totalmente distinto. En este sentido, también es recomendable que te centres en las palabras/sonidos que sabes que te cuestan más y que no existen en tu lengua materna.
Aquí tienes algunos ejemplos: choir, Worcestershire, availability, thorough

 

8. Escuchar noticias y cantar canciones en inglés: siguiendo esta iniciativa te acostumbraras a oír inglés fuera de una academia y aprenderás muchos tópicos diferentes. Si escuchas canciones en inglés desconectarás del estudio estricto a la vez que verás el idioma desde una vertiente más lúdica. Otra opción que tienes es el Karaoke. Sus ventajas son múltiples, ya que puedes practicar el idioma estudiado también desde la lectura, y por ende la ortografía al aparecer escrito en la pantalla, y por supuesto podrás practicar esa asignatura pendiente que es la pronunciación.
Con estas herramientas que forman parte de nuestro día a día conseguirás que el aprendizaje sea más ameno y sobretodo más satisfactorio al poder ver su utilidad en tu vida cotidiana.

 

9. Asistir a encuentros en los que sólo se hable en inglés: a poder ser con personas que no hablen tu idioma, lo que te obligará a hablar en inglés y no podrás caer en la tentación de cambiar de lengua.

10. Aprender expresiones y dichos comunes: te servirán para familiarizarte con el idioma y relacionarte mejor con hablantes nativos. Aplicándolo te será más fácil hacer debates de temas que te interesen.

 

11. Focalizarse en un acento: cualquier acento propio de un país angloparlante es bueno y ninguno es mejor que otro. Sin embargo, y por esta razón, es mejor que tomes sólo uno como referencia, el que a tu parecer te resulte más sencillo o claro. Esto te evitará dudas e inseguridades innecesarias. De todas formas, es recomendable que te acostumbres a escuchar y entender el idioma con sus múltiples acentos y lo lograrás si tienes profesores de diferentes procedencias como en los cursos de inglés que realizamos en Callan School Barcelona.

 

12. Practicar conversaciones de situaciones reales y cotidianas que sean habituales para ti. De esta manera podrás hacer el idioma más tuyo pudiendo aplicar tus conocimientos de la lengua a la vida diaria.

 

13. Ser constante. La constancia es una virtud fundamental cuando se está aprendiendo, no importa el qué sino el cómo. Esta actitud de enfrentarse a los retos, también es imprescindible para aprender un idioma nuevo. El mismísimo Ovidio así lo dijo: «La gota horada la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia».

 

J. Soler
Callan Team

. Córdoba Cubillo, P. Coto Keith, R. Ramírez Salas, M. (2005) “La comprensión auditiva: definición, importancia, características, procesos, materiales y actividades” Revista electrónica – Actualidades investigativas en educación, vol. 5, num. 1 – Universidad de Costa Rica.
. Doughty, C.; Williams, J., eds. 1998. «Focus on form in classroom second- language acquisition». Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.