Vivimos en un mundo en el que la globalización es su seña de identidad, un mundo en el que podemos comunicarnos con cualquier persona independientemente del lugar donde se encuentre. La conectividad que se ha conseguido, gracias a las nuevas tecnologías y la proliferación de las redes sociales, nos permite entablar lazos comunicativos con personas de diferentes países siempre que sepamos hablar idiomas y más concretamente inglés; ¿por qué? porque el inglés es el idioma internacional por antonomasia, con el que podemos entendernos en casi cualquier parte del mundo.

 

Saber varios idiomas nos abre muchas puertas tanto a nivel profesional como personal, nos sirve en cualquier área de nuestra vida y nos dota de un enriquecimiento que siempre conservaremos si lo practicamos. El francés C. Deprez plantea que el aprendizaje de una segunda lengua desarrolla:

  • La capacidad de abstracción.
  • La interacción de las habilidades lingüísticas y culturales.
  • La escucha.
  • La adaptación.
  • La creatividad.
  • El criterio.

Todas son grandes ventajas ¿no?, por eso cualquier motivo que te conduzca a adquirir una segunda lengua te sirve si consigues lograr tu objetivo.
Sea cual sea tu motivación, el aprendizaje de un idioma te reportará un beneficio irremplazable que enriquecerá tu vida: ejercitando tu mente, incrementando tus posibilidades de trabajo en empresas internacionales, disfrutando de los viajes sin intermediarios, desarrollando tu creatividad y capacidad de análisis, ejercitando tus neuronas y aumentando las relaciones sociales porque te ofrece la posibilidad de comunicarte con los demás de un modo comprensible en cualquier campo de tu vida.

Todo ello hace que hoy en día hablar más de un idioma sea imprescindible y una inversión de futuro que te beneficiará: en tu educación, abriéndote las puertas de cualquier centro del mundo para estudiar; en tu trabajo, ampliándose tu mercado laboral; en tus relaciones sociales conectándote a cualquier cultura que te permitirá descubrirla por ti mismo.

¿Por qué elegimos aprender a hablar inglés? probablemente porque es la lengua más universal que existe en el mundo y la que más personas aprenden, ambas características le otorgan la capacidad de ser considerada la lengua internacional, la lengua que es un poco de todos.

 

El inglés es un idioma sencillo de aprender, aparentemente, porque tiene una estructura gramatical sencilla y conjugaciones verbales repetitivas, su mayor complicación para un hispanohablante proviene de la pronunciación. Su dificultad radica en que el inglés dispone de 26 letras para 44 fonemas y esto nos exige distinguir perfectamente cada sonido para utilizarlo correctamente. Por eso en nuestros cursos de inglés utilizamos como herramienta de enseñanza el método Callan, porque incide tanto en la pronunciación como en la repetición y habitúa el oído a reconocer, identificar, delimitar y actuar con los sonidos o fonemas apropiados que componen las palabras en inglés.

Sólo hay un camino para aprender inglés: hablar, hablar y hablar y eso es lo que te proponemos en nuestra academia, entrenar constantemente y ayudarte en su uso, para que la lengua, nuestra herramienta de comunicación, no se convierta en una barrera y puedas abrir cualquier puerta; por que como dice Frank Smith “Un idioma te coloca en un pasillo de por vida. Dos idiomas te abren todas las puertas del recorrido”.

 

Carmen Rodmo
Callan Team