Enfrentarse a un examen, sea del tipo que sea, siempre genera estrés y especialmente si es un examen en inglés. Esto, per se, no tiene porqué ser contraproducente. Según estudios recientes, cierta medida de tensión sitúa al cerebro en estado de alerta, lo que se traduce en la mejora del rendimiento y la optimización de sus capacidades cognitivas. Es más, el estrés agudo, pero de corta duración, predispone al cerebro para la actividad intelectual. Saber gestionar, sin embargo, el estrés, servirá para aprovechar al máximo este estado de gracia en el que se sitúa el cerebro ante eventos estresantes de corto recorrido.

 

A continuación, ofrecemos unas sugerencias prácticas encaminadas a este objetivo:

 

• Stay focus, o lo que es lo mismo, mentalízate. Del mismo modo que un solista emplea las horas previas en concentrarse para su actuación, el que estés predispuesto convenientemente para el examen te ayudará a enfrentarte a él y a canalizar la presión.

 

 • Be prepared. El elemento sorpresa es el peor enemigo en toda batalla, por ello, la preparación previa es tan importante. Tómate tiempo durante las jornadas anteriores para repasar y consolidar lo aprendido. El día del examen, procura llegar con margen suficiente de tiempo a la convocatoria y asegúrate de ir “pertrechado” con todo lo necesario: bolígrafo, lápiz, reloj, etc.

 

 • Keep calm, no permitas que los nervios te ofusquen. Si percibes que el nivel de ansiedad se dispara, inspira lenta y profundamente, retén el aire durante tres segundos en los pulmones y luego expúlsalo pausadamente. Realiza varias repeticiones hasta que consigas relajarte.

 

 • Time factor. Éste, junto a los factores nervios y sorpresa, es otro elemento determinante que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Sé juicioso respecto al tiempo de que dispones. Nuestra recomendación:

  • 1. Utiliza el 10% del tiempo en leer el examen completo cuidadosamente a forma de revisión previa, esto te ayudará a tener un cuadro general de lo que se te exige.
  • 2. Reserva otro 10% del tiempo final para revisar y repasar el examen. Resiste el impulso de abandonar la sala de exámenes tan pronto como hayas completado todas las preguntas.

 

 • Strategic plan. ¡Organízate y planea la estrategia!:

  • A. Responde primero las preguntas más fáciles.
  • B. Seguidamente, concéntrate en las preguntas más difíciles, de mayor puntuación o de mayor contenido.
  • C. Verifica las respuestas y asegúrate de haber completado el examen en su totalidad.

Y si vas a realizar un examen de inglés, en los cursos de inglés de Callan School Barcelona te preparamos para que lo afrontes con toda la seguridad que otorga saberse bien preparado y dominar, en este caso el idioma exigido.
¡Ponte manos a la obra: gestiona tu nivel de estrés! El mejor de los resultados te está esperando.
 

 

C. Fernández
Callan Team

. (Fuentes: Isaude, UNIR, & Study Guides and Strategies)

. Hernández Escorial, I. y Miralles Muñoz, F. (2012). “La ansiedad ante los exámenes”. Saarbtücken: Editorial Académica Española. ISBN: 978-3-8484-6191-2.